fbpx
sucesos que estan cambiando la industria de la moda
Opinión

Grandes Sucesos que están cambiando la industria de la moda en el mundo (y en México)

Leía por ahí que “Estados Unidos ahora sí parece una película de Estados Unidos”, supongo que si nos remitimos a los films, entendemos que la referencia es hacia aquellas películas pseudo apocalípticas donde vemos destrucción por todas partes. ¿…Destrucción?

Aún cuando el dicho suena gracioso, la realidad es que actualmente, el mundo está viviendo una serie de increíbles cambios a pasos agigantados que afectan cada fase de nuestra vida, pero hoy queremos enfocarnos en hechos que han logrado potenciar un movimiento en la industria de la moda dentro y fuera de México, no sólo en los aspectos técnicos sino también en el moral.

La pandemia

El primero y más conocido por todos actualmente. La situación alrededor del mundo se vio fuertemente afectada tras el descubrimiento del covid-19 en Wahun, China. Si bien parecía una situación ajena a nosotros en Latinoamérica no tardó más de 2 meses y pico desde su anuncio oficial en enero, para que experimentáramos en carne propia las consecuencias y sintiéramos su impacto económico.

Dejando de lado la salud, que es y será siempre lo más importante, hay muchas ramas a qué derivar cuando hablamos de esta pandemia

Económicamente, el cierre de actividades no esenciales ha golpeado fuerte no sólo a la moda, sino a todas las empresas, principalmente las pequeñas y medianas.

Las maquilas, por ejemplo, volcaron sus esfuerzos a la creación de cubrebocas, batas médicas y bolsas para cadáveres (sí, por frívolo que se escuche). ¿Por qué? Porque más allá de ser un nicho lucrativo en medio de la desgracia, resulta ser la única manera de mantenerse abiertos y fungir como ‘esenciales’ para así poder pagar una nómina de ni-siquiera-queremos-imaginarnos-cuánto.

Lo mismo sucedió con muchas marcas de moda y diseñador, que en una escala menor comenzaron a ofrecer tapabocas, muchas veces estilizados. El problema vino, quizá, cuando algunos olvidaron tener en cuenta las medidas de salud al momento de hacerlos y el mercado se saturó.

Por otra parte, esta situación logró por un momento a sus inicios, recuperar el interés internacional en lo ‘Hecho en México’, cuando diferentes empresas, principalmente estadounidenses, comenzaron a buscar alternativas a sus proveedores chinos dentro del territorio mexicano, tal cual lo informó en su momento ModaEs Latinoamérica.

Pero este ‘Hecho en México’ ha resonado no sólo en las empresas más grandes, sino que también ha hecho eco en entes individuales. Surgen campañas como Viste Mexicano que promueve el consumo nacional de moda o vemos cómo el movimiento sustentable se ha visto más apoyado por el consumidor, haciendo conciencia en su forma de comprar ya sea por el ‘impacto positivo’ que observó durante el encierro o por sus ansias de prepararse para el futuro e invertir su dinero en productos duraderos y de calidad.

Quien ha cerrado la pauta para la industria a nivel internacional ha sido Alessandro Michelle, director creativo de Gucci, con sus declaraciones sobre retirarse del calendario oficial de pasarelas.

 

“La ropa debería tener una vida más larga a lo que la encasillan con temporadas”

 

Y aunque no es la primera marca en hacerlo (y seguramente ni la última), ha sido la del spotlight al realizarlo justo en la cancelación de los shows de Moda Masculina y Alta Costura previstos para este mes y el siguiente (junio & julio)

 

 

View this post on Instagram

*DIARIO*

A post shared by Alessandro Michele (@alessandro_michele) on

 

Black Lives Matter

Probablemente, el asunto más comentado en estos días tras la muerte de George Floyd a manos de un policía en Estados Unidos. Y ni qué decir de Giovanni López aquí en México.

No es un secreto que en los años más recientes, los movimientos en pro a los derechos de razas y clases se hagan escuchar y busquen igualdad. Las redes le han dado una voz a quienes solían no tenerla y buscan desenmascarar las situaciones por las que pasan.

Tenemos casos como PornHub que se ha estado enfrentando a acusaciones sobre permitir en su página videos de gente que ha sido secuestrada y abusada.  También está el caso del grupo de MAP, que promueve la pedofilia bajo un estandarte de ‘el amor es para todas las edades’.

O tan sólo en marzo fuimos testigos de cómo en México las mujeres nos unimos a #El9NadieSeMueve y a las protestas del día anterior con el fin de detener la violencia de género.

Los problemas que aquejan al cliente se han convertido en una parte importante de los valores de las marcas. No sólo por empatizar con ellos, no sólo para generar más ventas… Sino porque cada vez más nos damos cuenta de la importancia de luchar por aquello en lo que creemos. Porque me atrevo a decir que la mayoría tenemos ansias de ver que el mundo cambie.

Y para que el mundo cambie mucho tiene que pasar. Lo que hoy sucede es sólo una parte del proceso, un desahogo de las emociones, un drenaje del coraje y la impotencia que se refleja en la intensidad de las marchas, en los locales saqueados y las fotografías de ‘película’ de las que hablábamos al principio.

Con esto rescato un comentario (de tantos) que hemos visto de diseñadores y dueños de negocios que se han visto envueltos en las recientes protestas de Estados Unidos.

Bobby es co-fundador de The Hundreds, una marca de T-Shirts (principalmente) cuya tienda se vio afectada (si no es que completamente vacía y destrozada):

 

“[…] Cuando los seguidores me preguntan cómo es que disculpo los disturbios y saqueos, pienso que no es que ‘disculpe’ sino que comprendo. No me sorprende. Cuando la gente pregunta por qué no estoy molesto de que mi negocio se haya visto afectado o que mi vecindario se esté viniendo abajo, les digo que mi molestia sobre las injusticias en este país eclipsa cualquier otro sentimiento. Nunca dejen de protestar. […] Incluso si el fuego llega hasta la puerta de mi casa, seguiré apoyándolos.

[…] Y, además: ¿De verdad les sorprende que en pleno 2020 los saqueos en lugar de ser a bancos sean para robarse unos tenis? Alimentamos a estos chicos con mi*rda todo el tiempo. Los convencemos de que necesitan cosas que no, que no son suficiente si no tienen una marca en su espalda. Nosotros LES ENSEÑAMOS a atesorar más una sudadera que sus relaciones, que su educación financiera y sus carreras. Sabiendo eso, ¿ a dónde creen que correrían primero? No es a las librerías.”

 

View this post on Instagram

I grew up here. We found our community here. We established our brand here. So, this is emotionally very difficult to watch and process. But, I am not angry about the devastation. When commenters ask how I can condone rioting and looting, I categorically do not. Yet, I am not surprised. When people ask why I’m not upset that my business is impacted or my neighborhood pillaged, I tell them that my disgust over injustices in this country eclipses any other temporary feeling. Don’t ever stop protesting (I never said “rioting” or “looting”). Dissent is a bona fide American act. Use your voice – people died for that right. Stand up for yourself and others. EVEN IF YOU BRING THE FIRE TO MY DOORSTEP, I WILL STAND IN IT WITH YOU // And this: is anyone truly surprised that 2020 looters would not set fires or rob banks, instead opting to steal Bearbricks and sneakers? We feed these kids this bullshit all day. Convince them they need things they don’t, that they are not enough without a brand on their back. We TAUGHT THEM to value hoodies above their relationships, their financial education, their careers. So, where will they run first in the night? It’s not the bookstores. // (Disclaimer: First, I don’t speak for all shop owners. This is my personal opinion and perspective. Second, I am aware that my shop is not my entire livelihood. Third, I have turned off Comments, not because I’m unwilling to debate, but because I’m tired of cowards who log into alias accounts to jab. You guys are fucking annoying) // 📸 @chateau.moses

A post shared by Bobby Hundreds (@bobbyhundreds) on

 

Marc Jacobs es otro de los diseñadores que se pronuncia al respecto en Instagram, aclarando a uno de sus seguidores que su tienda en Los Angeles fue, de hecho, destruida esa noche, pero:

 

“La propiedad se puede reemplazar, las vidas humanas no”

 

 

 

La moda, como muchas otras industrias, se está dando cuenta del poder que tiene sobre las personas y, en esta ocasión, está decidiendo en su mayoría utilizarlo para un bien común.

Sin mencionar que el Pride Month llega en el momento perfecto para unirse y combinar esfuerzos para seguir luchando por igualdad. No es mero gusto y coincidencia que la moda esté evolucionando a un concepto sin género y sin color.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *